ROUGH DRAFT authorea.com/115001
Main Data History
Export
Show Index Toggle 0 comments
  •  Quick Edit
  • Informe semillero - Indicadores biométricos en industria

    Introducción

    En la actualidad, las organizaciones presentan la necesidad costante que conservar costos bajos, mantener los niveles de calidad, disminuir el desperdicio e incrementar la producción para alcanzar y sostener la competitividad (Bhuiyan 2006). Gran parte de esto puede hacerse a través de la implantación de la Mejora Continua (MC), definida como una cultura que se mantiene a largo plazo, que tiene especialmente en cuenta la eliminación de cualquier tipo de desperdicio en el sistema organizacional y que involucra a todo el personal mediante un trabajo participativo (Bhuiyan 2006, Liker 2004, Womack 2010, Imai 1986).

    La implantación de la MC se puede considerar como un ejercicio dinámico y complejo en donde las organizaciones deben sortear una serie de barreras que impiden su aplicación efectiva (Ab Rahman 2010), incluso después de haber obtenido resultados exitosos al inicio de un esfuerzo de MC y al momento de tratar de desarrollarlos en otras áreas de la compañía (Dale 1997, Bateman 2002). Dentro de las barreras identificadas, se pone en evidencia aspectos como la falta de una mejor actitud de las personas en la importancia que tiene el conceptos como el orden, el gusto por el detalle y estandarización en lo procesos de mejoramiento continuo (Jaca 2014), la falta de comunicación, la brecha entre la alta dirección y los empleados, la falta de capacitación y concienciación por la importancia que tiene la MC entre el personal (Clegg 2010, Farris 2009, Kobayashi 2008, Gapp 2008, Ho 1999, Ho 1998), entre otros. Sin embargo, cualquier organización que decida iniciar el camino de la MC debe entender que se trata de algo más que intervenir un sistema o un proceso; se trata de generar un cambio cultural que se promueve mediante la particiación de todos los involucrados de una organización (Imai 1986, Hirano 1997, Hirano 2009). Sin el soporte de una cultura que haga énfasis en aspectos como el trabajo en equipo, el empoderamiento, la participación y el desarrollo de actitudes hacia la mejora continua no es posible lograr que las acciones de mejora perduren en el tiempo (Love 1999, Oakland 1995).

    También es sabido que iniciativas como Kaizen, Justo a Tiempo (JIT) y Lean Manufacturing han surgido desde el mismo corazón de la empresa Toyota en Japón (Bhuiyan 2006) y, por tanto, algunos autores han indicado la complejidad que trae la adopción de estas iniciativas por empresas que no tienen una tradición cultural como la que se encuentra en la sociedad japonesa (R. Jadhav 2014, Yokozawa 2010, Yokozawa 2013). En otras palabras, el éxito de las organizaciones japonesas se da particularmente por las condiciones culturales que incluyen un conjunto homogéneo de valores que ponen énfasis en el orden, la limpieza, el gusto por el detalle, el respeto, la disciplina el seguimiento de estándares, así como en la aceptación de la jerarquía y la antigüedad (Lawler 1994, Cole 1979). En las sociedades occidentales, con su énfasis en la democracia y los derechos individuales, se presenta toda una escena diferente que no parece encajar adecuadamente con la adopción de este tipo de metodologías tal como se las percibe y aplica en Japón (Lawler 1994).

    De acuerdo a lo expuesto, desde el año 2009, un grupo de investigadores de las universidades de Navarra en España y La Sabana en Colombia, han venido trabajado en el desarrollo de un conjunto de programas que hacen parte de los denominados Kaizen Event (KE), concepto ampliamente usado en Estados Unidos y que es considerado como una estrategia para enfrentar la complejidad de adoptar una “filosofía” encaminada a instaurar principios de mejora continua en las organizaciones (Glover 2011). Uno de los KE desarrollados ha sido denominado EWACi (Employee Work Attitudes toward Continuous Improvement por sus siglas en inglés) el cual se trata de una metodología que busca influir de manera positiva en el desarrollo de actitudes en las personas hacia la mejora continua, en especial en lo relacionado con la orientación al orden, gusto por el detalle y seguimiento de estándares. Para el equipo de investigación, uno de los grandes retos ha sido la caracterización del grupo de personas en cuanto su orientación al orden, el gusto por el detalle y al seguimiento de estándares. En otras palabras, la posibilidad de establecer un perfil de las mismas para así poder formular acciones dirigidas a las personas que lo necesitan y de tal manera que favorezca acertivamente el desarrollo de dichas actitudes.

    El equipo de investigación reconoce que la persona juega un papel vital en el sostenimiento de las acciones de mejora y que el ser humano, tanto en su interacción individual como grupal, debe ser considerado como parte integral dentro de un sistema técnico y social presente en cualquier tipo de organización (industrial, financiero, social y educativo). Así también, el ser humano se comporta como un proveedor de información, la cual es susceptible de ser analizada y empleada para comprender y actuar sobre dicho sistema. Este análisis implica la toma metódica de información a diferentes niveles (fisiológico, comportamental consciente e inconsciente) y perspectivas (cuantitativa y/o cualitativa). En este sentido, el campo de la biométrica, el cual ha gozado de amplio reconocimiento a lo largo de los últimos años y que ha adquirido nuevos horizontes gracias a la introducción de tecnologías (Marcus 2013, Renshaw 2007, Horsley 2014), ofrece un conjunto de posibilidades para ser consideradas en este propósito. Sin embargo, en el ámbito organizacional la gran mayoría de sus apliaciones se han dado para el área del marketing, creando así una rama conocida como Neuromarketing; campo de estudio que consiste en la combinación de las disciplinas de neurociencias y marketing y se basan en el empleo de técnicas de medición que permiten determinar cómo afectan al consumidor los estímulos publicitarios (conscientes o inconscientes) a nivel de memoria, atención y emoción. Dicho de otro modo, el neuromarketing estudia el funcionamiento del cerebro aplicado al ámbito de las decisiones de compra (Lee 2007).

    En este orden de ideas, el presente proyecto desarrolla una revisón bibliográfica o estado del arte en los temas concernientes a la medición biométrica que puede ser aplicada para establecer un perfil de las personas en su orientación al orden, el gusto por el detalle y al seguimiento de estándares. El proyecto se desarrolla a través de la metodología de Tranfield (Tranfield 2003), la cual permite hacer una revisión sistemática de la literatura, como medio para la obtención de información necesaria para la construcción de un estado del arte y actualización del cuerpo de conocimiento.

    El presente documento mostrará incialmente la pregunta de investigación y la justificación. Posteriormente, se desarrollará en el marco conceptual una breve descripción del programa EWACi y de la metodología Tranfield et al., después se declararán los objetivos propuestos en relación a las preguntas de investigación, para luego proceder a explicar cómo fue el desarrollo la metodología de revisión sistemática y así, mostrar los resultados e hitos importantes del proyecto. Finalmente, las conclusiones acompañadas de una propuesta de investigación futura.

    Pregunta de investigación y justificación

    Actualmente dentro del programa EWACi, para determinar el perfil de personas en cuanto a su orientación al orden, el gusto por el detalle y el seguimiento de estándares se cuenta con un sistema de evaluación por cuestionarios, diligenciados anónimamente por los participantes. Durante los años 2012 y 2013, el programa EWACi fue implantado en dos empresas occidentales a manera de prueba piloto. En la primera compañía, el objetivo de la implantación se orientó a verificar la pertinencia de cada una de las actividades diseñadas, mientras que, en la segunda la validación se orientó a